miércoles, 14 de mayo de 2008

Desconfianza generalizada

Cuando camino por una vereda oscura de noche y veo los rostros de la gente, yo no sé si todos me quieren afanar a mí, o si soy yo el que los va a afanar. Porque seguramente ellos piensen lo mismo. No se sabe quién es quién.

Ante la presencia de una persona sospechosa cerca, mi única defensa para que no me robe es tratar de darle asco; como fingir un ataque de tos, estornudos, rascarme el pelo como si tuviera piojos o escupir, entre otras que no me animo a nombrar.
De esta manera, transmitirle el siguiente pensamiento: ¿Me vas a afanar a mí? ...mirá que me saco un moco eh! Soy un asco.
Y en el mejor de los casos, que sea él el que cruce de vereda.

4 comentarios:

Javi dijo...

Cuando era chico y sentía que alguien me seguía por la calle, tenía un método infalible para comprobar si me quería afanar o no. Me paraba de golpe a mirar una vidriera. La técnica no tenía fallos: un 99% de las veces seguían de largo y una vez me afanaron. Entonces decidí cambiar por una táctica más segura: ir siempre con una remera de la segunda campaña presidencial de Menem. Y entonces, mágicamente, cuando caminaba detrás de alguien, éste se ponía a mirar una vidriera.

Gabriel dijo...

Andy, soy Gabi (Wajnerman). Vos tenés que estar en la tele, en la radio, en los diarios. Tenés que escribir libros, hacerte rico y famoso, porque tu talento es único. Me leí todo tu blog, y me sentí un poco triste cuando terminé de leer todo (quería másss!!!). Es absolutamente original, no sólo el contenido, sino la estética, la forma de escribir, el "ritmo" que tienen los escritos, los títulos, etc. Te felicito, y NO sigas así.. mejor seguí innovando!

Lorena Frost dijo...

Sos tan pero tan gracioso!!!!! Me recuerda la parte de tu monólogo cuando te salvaste que el taxiste te choree y te asesine!

Andrés Ini dijo...

Ja! Gracias gaby por tu crítica y por sobre todas las cosas lo que más valoro es de quien viene.