lunes, 19 de mayo de 2008

No tengo fuego

Si en la calle alguien me pide fuego y mi respuesta es que no, me siento culpable. Me dan ganas de pedir disculpas, o decir algo más ("no, no fumo hace 2 meses"), como para que no quede el silencio flotando en el aire.
Lo mismo cuando me preguntan la hora ("no, no traje reloj, deben ser como las 2... o 3 de la tarde"). En fin, una respuesta sin sentido.

3 comentarios:

Javi dijo...

Buena observación! A mí me pasa lo mismo, es como que siento la necesidad de excusarme y digo “No, no fumo más” o algo por el estilo. Eso sí, me siento un pelotudo cuando en vez de un “bueno, gracias igual” recibo una cara de orto como respuesta, como si fuera mi culpa que el tipo en cuestión siguiera sin fuego. Y entonces, deseo que arda en el infierno…

Gabriel dijo...

Cierto, pero atención!! Me ha pasado ser el que pide fuego, y si nadie tiene, pienso: "Dale, ¿son todos maricones, que nadie fuma?"

mAsako 正子 dijo...

esto a mi me pasa siempreeeee!!!!
lo peor de todo es que por atender las necesidades de los demas, uno se olvida de lo que uno quiere :(
por suerte eso se puede cambiar!