lunes, 5 de abril de 2010

Celular contagioso

Cuando estoy con alguna persona conversando y a esa persona le suena el celular, yo, como adicción contagiosa, saco el mío para ver si a mi también me llamó alguien; o para realizar una llamada pendiente; o para mandar un mensajito; o para ver la hora; o para tocar algún que otro botón y aparentar que hago algo, para no tener que pensar qué cara poner mientras el otro habla y no parecer que estoy escuchando su conversación; o simplemente, para tener algo qué hacer y justificar mi existencia sobre la faz de la tierra..., hasta que la otra persona corte.
Cuando corta, ahí sí lo guardo, pero me doy cuenta que mi existencia sobre la faz de la tierra sigue sin estar justificada.

1 comentario:

LORENA KARIN dijo...

GENIAL!!!!!!!!!!! excelentemente bien contado... lo que me pasa!