viernes, 26 de noviembre de 2010

No, no quiero entrar

Si estoy en la puerta del edificio de alguien, esperando que me bajen a abrir y justo baja alguien que abre la puerta para salir, me alejo un poco para que no piense que quiero entrar a robar.

De hecho, me hago el indiferente, el que no me importa entrar y le quiero transmitir por telepatía que no solo que no me interesa entrar, sino que tengo planes mucho mejores fuera de ese edificio mugroso, y que si justamente estoy esperando ahí abajo es porque alguien que me quiere un montón y que sabe que soy una excelente persona -y muy honesta- me baja a abrir para irnos a caminar al aire libre.

Lo peor es cuando me preguntan: "¿Pasás? Porque me dijeron que te abra". Y yo me hago el desentendido, el que no quería: "Uhh... no, pero bue...".

Igual no hay mejor alivio cuando esa persona que está saliendo del edificio, escucha por el portero eléctrico al que me dice: "ya bajó". Ahí pienso: Tomá hijo de puta! Ves que soy re buen tipo!

5 comentarios:

Ani dijo...

Jajajajajaja.....por Dioos!!!!! A mi me pasaaa lo mismooooo.....pensé que era la única persona que lo padecíaaa, pero veo que no! Qué bueno sentirse acompañadooo!!! jajaja
Muuuuy buenooo, Andyyy!!!!!!
Besotee!!!!

roseo007 dijo...

Ya somos 3 !!!

Hernán Heyman dijo...

jajaja a mi tambien me pasa

http://sucutruletime.blogspot.com/2009/02/tocar-timbre.html

Anónimo dijo...

Andy,
pasame tu mail x privado, no se cual es...
sol

Silvana y Sebastián dijo...

A mi tambien me pasa, hago la misma operativa, un abrzo, charly.