miércoles, 1 de agosto de 2012

Pago y a la bolsa


Cuando en el supermercado meto los productos que compré en las bolsitas, quiero que los productos compañeros de bolsa tengan que ver. No me da meter en la misma bolsa: la carne, con un shampoo y con una lamparita. Pero por el apuro, la gente que se acumula, la velocidad de la cajera al pasar las cosas y la presión de sentir que estoy estorbando, es lo que finalmente sucede.

1 comentario:

Roma Fernet dijo...

No sos la única, mi mamá los acomodó por "familia" en las bolsas desde toda la vida. Y me retaba por poner carne con productos de limpieza...
Lindo blog, un saludo!