miércoles, 8 de octubre de 2008

Sesión 17: "indecisiones"

- "No sé. Dudo. Antes de tomar cualquier mínima decisión, como doblar en una calle, se me cruza por la mente toda mi vida en un segundo. Desde mi nacimiento, pasando por mi infancia, mi adolescencia, mi camino a la adultez, mis traumas, conflictos, logros y asignaturas pendientes. Todo eso se me pasa por el interior de mi retina en esa única e intrascendente decisión de doblar en una calle...

Pero eso no es todo: No sé hasta dónde servir la bebida cuando alguien me pide que le sirva en su vaso. Sobre todo si la persona nunca me dice: hasta ahí...

Tampoco sé saludar con un beso en la mejilla. Porque pienso: ¿En qué mejilla es? Entre tanto dudar tengo miedo de darle un pico en la boca. Porque hay gente que al saludarte te apunta a la otra mejilla, no a la tradicional, y luego te hace una gambeta y te cambia el ángulo de saludo...

Y hay más: soy indeciso en la vereda cuando alguien viene caminando de frente y hacia mí, ya que no sé para qué lado correrme...

Y en el supermercado, hay dios mío..., me quedo mirando la góndola como si fuera una galería de arte y no me puedo decidir. Cualquier persona que me viera desde afuera pensaría que trato de leer algún mensaje oculto que hay que descifrar. Lo peor es que agarro por ejemplo unas papas fritas Lays, sigo con el changuito dando vueltas y vueltas, me pierdo, luego aparezco nuevamente frente a la góndola de papas fritas Lays y las dejo. Y hasta me cuesta eligir entre el mismo producto, porque pienso que el paquete que agarré es peor que el que no agarré, por más que sean todos iguales. Cuando estoy en la góndola de los desodorantes, nunca agarro los de la primera fila porque pienso que son los más probados. Lo mismo cuando voy a un Esso shop a comprar empanadas, agarro las de atrás que son las últimas que cocinaron. Con los panes Fargo, comparo la fecha de vencimiento y elijo el que venza más tarde. Y busco y busco, porque siempre va a haber alguno que tire un día más.

Por otro lado, me siento un idiota cuando quiero enchufar un enchufe de patitas inclinadas, porque siempre lo trato de encajar al revés. Y hablando de conexiones, tampoco sé en qué momento ir a hablarle a una chica que me gusta, y si ésta me dice que tiene novio, me consuelo, pienso que eso no significa que yo no le gusté, sino todo lo contrario, se muere de ganas de estar conmigo, pero ella es una chica fiel y yo lo respeto...

También me cuesta decidir si me conviene o no seguir haciendo terapia. Pienso que como no es una ciencia exacta, cada profesional me diría algo distinto y entonces pienso que hay tantos caminos posibles como terapeutas. Me pregunto qué pasaría si yo fuera a otro, ¿qué me diría?".

- Te diría que no dudes tanto, que sigas por el camino en el que estás. Creo. Me hiciste dudar -me respondió la psicóloga-.

- Licenciada, disculpe, pero me tengo que ir antes hoy, está por vencer un pan Fargo.

- No hay problema. Bajá por la escalera que el ascensor no anda bien, a veces se queda trabado en el primero.

- Qué suerte, gracias por simplificar mi vida.

7 comentarios:

Hernán Heyman dijo...

Jaja.. me pasa exactamente lo mismo en el super con el desodorante, el pan (y los yogures), y el quedarme minutos frente a una gondola.

Lorena Frost dijo...

Si, a veces para no tener dudas es mejor que te digan las cosas... Te entiendo!

Javi dijo...

Yo siempre dudo antes de hacer un comentario en un blog. Digo algo piola? Va a aportar algo o voy a quedar como "mirá el salame éste que quiere llamar la atención haciéndose el gracioso"? Estoy haciendo exactamente "eso" ahora? No lo sé. Mejor espero hasta la próxima sesión para comentar algo.
Porque ésta, la 17, me dejó sin palabras.

Gabriel dijo...

A mi me pasa que si hay alguien barriendo la vereda, no sé por dónde pasar; si paso por donde están todas las hojas acumuladas, le estoy desordenando lo que tanto le costó ordenar.. y si paso por donde está limpio, se lo estoy ensuciando..

Saludos!!

Paula Ini dijo...

Ojo con lo del pan fargo, a mi me hace desconfiar fechas de vencimiento tan extendidas entre panes que están uno al lado del otro, siento que se equivocaron y me voy a terminar comiendo pan vencido.

Anónimo dijo...

sos muy gracioso, Andy!! Me hiciste reir mucho.. todos los caminos conducen a Roma
Soly

Marina Mola dijo...

jjjaja pense q era la unica con lo del beso en la mejilla, me mato! jajaj yo tambien dudo...y a veces me la veo venir q algo de eso va a pasar y es peor, la anticipacion en este caso no me ayuda me pone nerviosa...