domingo, 11 de abril de 2010

Pagar con tarjeta

Cuando pago algo con tarjeta de crédito, luego de firmar, mi cerebro se tara y tardo en procesar con qué cupón me tengo que quedar, cuál tengo que dejar, qué hacer con la tarjeta, qué hacer con el apoya tarjeta, me pregunto cosas como, ¿si hago otra firma me cobran igual?... A propósito, ¿dónde dejé la llave del auto? ¿Habré cerrado bien mi casa?, ¿Fui un buen hijo? ¿algún día me voy a casar? ¿Por qué Sibarita es tan rica? ¿Es tan rica? Y ninguna de esas cuestiones me las puedo responder... lo único que es seguro, es que tiendo a quedarme con la birome del otro, hasta que me dicen: No, la birome no.

5 comentarios:

LORENA KARIN dijo...

que firme? estara bien el importe?? y la cantidad de cuotas? ouch.. tire el cupon

Danilº dijo...

CONCUERDO TOTALMENTE!!!

a mi no me pasa porque todabía no uso tarjeta de crédito, pero cuando ocurre un trámite de papeles: yo te doy, vos me das, esto me lo quedo, esto es tuyo, nace la duda de quién es el que manda en la dupla...

En fin, momentos de incertidumbre obligatorios en toda vida del Ser Humano. jaja

Jacqueline dijo...

jajajaj NO LA BIROME NO

me lo dicen todos los dias

roseo007 dijo...

Eso me pasa "a proposito" en la oficina del doctor. SIempre tienen lapiceras lindas, con alguna propaganda novedosa de medicinas, de colores lindos y formas peculiares. A la hora de pagar la cuenta, lo hago con trajeta, les entrego su copia y me quedo con mi copia y la lapicera. Nunca se dan cuenta porque siempre hay otra birome, esa que usan para poner su nombre cada paciente que llega. Tengo una coleccion espectacular en casa,,,ja,ja... ☺

Mel Schlosman dijo...

Jaja! Me llevo la birome pero me olvido el DNI y la tarjeta!