martes, 11 de marzo de 2008

Los países son como las personas

Los países pueden ser amigos o enemigos. Compiten, se burlan, hacen negocios, sienten bronca, juegan, celan...y conllevan todo ese repertorio de sentimientos y sensaciones que tienen quienes conforman a los países: hombres y mujeres (seres humanos; terrícolas: mortales; como sea).
Tal país se enoja con tal otro país. Tal otro país sale a defender a uno de ellos, y sale otro a defender al otro, se alían, se agrupan formando agrupaciones aún mayores compuestas entre varios países.
Pero en el origen de todo esto está el hombre (ser humano; terrícola; etc.) quien cumple el rol de célula que da comienzo a todo, la unidad mínima. Y claro, el hombre mismo está compuesto de células... Pareciera entonces que la naturaleza exterior es una prolongación de lo que ocurre dentro del cuerpo humano. Un grupo; una organizacíón; un país; un continente, son organismos vivos, compuestos de otros organismos vivos.
Hoy ví en TN: "Pelea entre jóvenes. Los de Caballito contra los de Almagro".
¿Y si apareciese un grupo de brasileños? ¿Cómo sería? "porteños contra brasileños".
¿Y si apareciese un grupo de yanquis? "sudamericanos contra norteamericanos".
¿Y si apareciese un grupo de ingleses? "americanos contra europeos".

Bastará una invasión de seres extraños del espacio exterior, para unirnos todos y darnos cuenta que necesitamos del otro para definirnos, conformar nuestra identidad, el quiénes somos.
Darnos cuenta que es ese tercero el que nos conforma como unidad.
Y darnos cuenta, que todo esto es un chiste.

2 comentarios:

ConVerC dijo...

acá tampoco entiendo por qué nadie resaltó esta entrada. quizás lo use para algo de la facu, puedo? :)

Andrés Ini dijo...

Tenés que citar al autor y la fuente, sólo eso.